Desde niños, nuestros padres y abuelos nos han contado acerca de los reptiles gigantes que alguna vez dominaron la tierra. Y del mismo modo, nos contaron cómo un gran meteorito o asteroide fue capaz de borrarlos de la faz de La Tierra. Aunque, nunca nos contaron que sus restos podrían estar sepultados bajo las múltiples capaz que componen el suelo terrestre, y que algunos incluso se convirtieron en el combustible fósil que usamos en nuestros vehículos en la actualidad.

Descifrar los misteriosos que encierran el proceso de extinción de los dinosaurios no es una tarea que pudiera resultar sencilla; y por muy sencilla que pudiera resultar, es importante que estos datos se puedan guardar de la forma más celosa posible hasta su total confirmación. En contraste; no puedes contratar a un cerrajero para abrir una cerradura antigua si aún no has recopilado información sobre ella para contarle sobre tu caso al profesional, ¿verdad?

Hoy, trataremos de sacarte esas dudas que has tenido durante mucho tiempo. Pues, recientemente, se han encontrado restos del asteroide que (supuestamente) fue la última vez del mundo saurópsido.

Debates sobre el verdadero fin de los dinosaurios

Ciertamente, hablar de la extinción de los reptiles gigantes es un tema sumamente controvertido; no solo entre paleontólogos, sino también entre otros miembros de la comunidad científica. Muchos suponen que la causa de esto fue el ingreso a nuestra atmósfera de un asteroide lo suficientemente grande como para causar un impacto en nuestro planeta y desencadenar un evento de extinción global, aunque otros apuestan a que fue un proceso causado por severos cataclismos, terremotos, erupciones volcánicas e incendios de gran escala, o por último una mezcla de ambas (siendo la primera la causa, y lo segundo las consecuencias inmediatas que contribuyeron al proceso de extinción).

Aunque pueda parecer increíble, el supuesto asteroide responsable de terminar con la vida de los dinosaurios sí existió; éste lleva por nombre “Chicxulub”, el cual se estrelló en nuestro planeta a finales del período Mesozóico (aproximadamente hace 66 millones de años). Es importante destacar que, dentro de la comunidad científica, este evento es el que guarda mayor relación con el proceso de extinción; lo cual cobraaún más sentido con los descubrimientos que se hicieron durante 2019 del Yacimiento de Tanis en Dakota del Norte – Estados Unidos.

En este yacimiento, fueron hallados los restos de las emisiones del asteroide que borró de la faz de nuestro planeta a la mayor parte de la vida animal y vegetal. Y aunque aún está por confirmarse todos los descubrimientos que guardan relación al yacimiento fósil en cuestión, ya se han encontrado restos de ámbar que pudieran determinar el momento exacto del impacto. Hasta ahora, solo se sabe que dicho asteroide impactó en La Tierra durante la primavera; esto se pudo saber estudiando los fósiles de peces que murieron al menos 1 hora después del impacto, concretamente sus espinas. Las espinas, así como los árboles, pueden brindar información al paleontólogo información bastante concreta, incluso sobre cuánto crecían estacionalmente.

Ahora contamos con más información. En primera instancia; sabemos que dicho asteroide se estrelló en nuestro planeta hace 66 millones de años, en el hemisferio norte, durante la primavera. Y estando en Otoño en el hemisferio sur, podría explicar el hecho de las demás especies pudieran haber sobrevivido y evadir la extinción.