Desde tiempos remotos, el ser humano ha tenido interés en resguardar sus pertenencias, y es por ello que comenzó a utilizar algunos dispositivos que lograran impedir que personas no autorizadas ingresaran a sus hogares, un interés que se mantiene incluso en nuestros días, pero antes de la llegada de las modernas cerraduras instaladas por cerrajeros en Horta y que podemos manejar desde nuestro Smartphone, han sido muchos los modelos de cerraduras que nos han proporcionado los niveles de seguridad que hemos necesitado.

Las primeras cerraduras

Muchos profesionales de la cerrajería están de acuerdo en decir que la primera cerradura, fue un simple pasador horizontal de madera, el cual estaba apoyado en la parte posterior de la puerta y se hacía deslizar a través de una guía que encajaba en un agujero que habían hecho en la jamba.

Si querías abrir desde afuera, se utilizaba una barra de metal con un mango, en otras palabras, esa fue la primera llave de la historia. Y para evitar que el pasador se deslizara, se hacía un agujero en la parte superior de la hembra y se colocaba una cuña, cuando se hacía uso de la llave, ésta solo movía la cuña y así liberar el pasador.

La base de la cerradura moderna

Se cree que la cerradura fue inventada en China, hace más de 4000 años. Aunque ya se usaban modelos más arcaicos en Egipto y Babilonia, fue el modelo chino el que sirvió al cerrajero moderno, como base de muchas de las cerraduras que se utilizan en la actualidad.

Estos estaban fabricados en madera y contaban con una llave hecha en madera también, con prolongaciones de metal en uno de los extremos, dichas prolongaciones debían encajar con la parte interna de la cerradura, para liberar el mecanismo de la cerradura al girar.

Vale destacar que fabricar una cerradura en esa época, era un trabajo muy laborioso, porque todas las piezas debían ser forjadas y luego ensambladas, esta era la razón de que las cerraduras solo podían ser costeadas por los más ricos de la zona.

El aporte de los romanos

Los romanos fueron los responsables de la construcción de una cerradura hecha por completo en metal, también desarrollaron los pernos, las abrazaderas, las llaves, y por supuesto, los muelles y las llaves más pequeñas.

También fueron los responsables del valioso sistema de seguridad en el cierre de la cerradura, el cual conocemos como la vuelta de llave. Las cerraduras funcionaban por el deslizamiento de la llave, cuando el pestillo inmovilizado no era liberado, hasta que la llave se encargaba de levantar el muelle que sostenía el pestillo. En las ruinas de Pompeya se han encontrado llaves y cerraduras.

Cerraduras en la Edad Moderna y Edad Contemporánea

Después de la época romana, las cerraduras continuaron evolucionando, siendo en el siglo XVIII cuando la cerradura de la puerta comienza a ser parte de los sistemas de seguridad. Linus Yale y su hijo revolucionaron el mundo de las cerraduras, con el desarrollo de tambor de pines y la cerradura de combinación.

Las cerraduras continuaron evolucionando, surgieron diferentes diseños en función de las necesidades de los usuarios. Las llaves también fueron evolucionando, cambiando diseños y formas, con la intención de ofrecer mayor seguridad.

Se inició la producción de cerraduras en serie, con materiales más resistentes y diseños más complejos, como las cerraduras electrónicas, las codificadas, hasta llegar a las más seguras y modernas, que son las cerraduras inteligentes.